13:49 h. Domingo, 16 de Diciembre de 2018

enlaTELE.es

'Alatriste': un Madrid impoluto para una trama muy descafeinada

FRAN POMARES  |  08 de Enero de 2015 (00:32 h.)
Más acciones:

alatriste
alatriste

Telecinco estrenó por fin este miércoles la superproducción hispano-alemana 'Las aventuras del capitán Alatriste', basada en el personaje creado por el escritor Arturo Pérez-Reverte, que ha dado su visto bueno a la versión televisiva.

Los que vimos unos minutos en los estudios Korda del Budapest durante sus últimas semanas de grabación, intuimos que algo no iba bien. Con el paso de los meses los rumores apuntaban a que -efectivamente- la serie iba camino del desastre; e, incluso, fuentes de Mediaset España insinuaban que la serie no había quedado todo lo redonda que se esperaba.

Este miércoles se han despejado las dudas. La versión del capitán 'Alatriste' creada por el productor José Manuel Lorenzo no cumple ni de lejos. Y no cumple ni en lo técnico, ni en lo interpretativo.

Lo más notable es una fotografía completamente desacertada, con un brillo propio de sit com más que de drama turbio del siglo XVII. Los formidables decorados construídos en los estudios Korda de Budapest superan con creces el tratamiento que de ellos hace el responsable del fotografía, bajo las órdenes -claro está- del director.

El primer capítulo de 'Alatriste' tiene graves fallos en el doblaje y también en la planificación. Planos y contraplanos que marean; primeros planos y medios violentamente frontales, grabados sobre decorados desenfocados que -da la sensación- están proyectados sobre croma; falta de racord de miradas en alguna escena... Errores que bien podrían ser consecuencia de los remiendos a los que se ha sometido la serie una vez terminada de grabar.

Y mucha pulcritud. Todo está limpio en ese Madrid del siglo XVII... más quizás que en el Madrid de Ana Botella. Trajes impecablemente planchados, sombreros con perfección en los pespuntes...

Desde el punto de vista interpretativo, Aitor Luna, que da vida al antihéroe de Pérez Reverte, está correcto, templado. Es, tal vez, de lo poco salvable de este primer capítulo. El resto del elenco está encorsetado, como con miedo... o -por contra- sobreactuado, exagerado en los efectos, muy teatral y poco televisivo.

En resumidas cuentas, la versión televisiva de 'Las aventuras del capitán Alatriste' supone una oportunidad perdida para universalizar -más si cabe- el personaje de Arturo Pérez Reverte, quien -por cierto- ha validado la calidad de la serie. Business is business.