19:23 h. Domingo, 18 de agosto de 2019
ATRESMEDIA SE CONSOLIDA COMO LA REFERENCIA INFORMATIVA Y MARCA LA AGENDA POLÍTICA

Casi 9 millones de espectadores, la mitad de la audiencia, siguieron '7D. El debate decisivo'

REDACCIÓN  |  08 de diciembre de 2015 (11:30 h.)
Más acciones:

No hubo opción para nada más. Los altos responsables de Atresmedia habían apostado a que el de este lunes sería el debate decisivo y lo convirtieron en un evento espectacular, brillante y vibrante al servicio de Soraya Sáenz de Santamaría, Pedro Sánchez, Albert Rivera y Pablo Iglesias... pero sobre todo, al servicio de los espectadores.

Atresmedia apostó por singularizar '7D. El debate decisivo' para cada una de sus dos cadenas. Así, Susanna Griso cogió la batuta en Antena 3 desde el plató de 'Espejo público'; y Antonio García Ferreras hizo lo propio con su especial de 'Al rojo vivo'. Todo un acierto que permitía a los fieles de una y otra tele sentirse en este gran evento como si estuviera en casa. Si acaso estuvo un poco fuera de tono ese teatro repleto de hinchadas en las que Albert Castillón jaleaba y pedía consignas políticas a los seguidores de cada formación política.

La ejecución de la compleja realización fue sensacional, medida y ejecutada al milímetro con precisión de neurocirujano, sin errores, sin estridencias, pero con brillantez y preciosismo.

Vicente Vallés y Ana Pastor estuvieron profesionales en su difícil trance como moderadores. Él tuvo más protagonismo que ella, acaso por que el titular de hoy no fuera la incisiva entrevistadora y sus ya famosas repreguntas.

Con todo, el debate fue seguido por 9,2 millones de espectadores (48,2%) a través de los dos canales de Atresmedia: Antena 3 (5 millones y 26,2%) y laSexta (4,2 millones y 22%). Estos datos colocan a '7D. El debate decisivo' como el programa más visto de 2015.

Pero tal vez lo más importante es que, con este debate y otros éxitos informativos que se vienen sucendiendo en los útlimos meses, Atresmedia se consolida como el grupo de comunicación de referencia a la hora de marcar la agenda informativa de un país a la espera de las que pueden ser las elecciones más importantes de la democracia reciente.